La mayoría de nosotros jugaremos casi siempre en pistas de cristal pero es inevitable pensar que algún día nos toque jugar en pistas de muro. Por ejemplo, hay incluso competiciones federadas en las que los jugadores tienen que jugar en este tipo de pistas. Igual pasa cuando juegas un torneo en un club con pistas de ambos tipos, siendo normal que juegues en muro cuando has perdido tu primer partido y estés disputando la consolación.

Si bien es cierto que hoy en día cualquier club nuevo apuesta por construir sólo pistas de cristal aún siguen existiendo otros clubs que disponen de pistas de muro. No hace falta irse muy lejos para encontrarse pistas de muro en nuestra ciudad. Estas pistas se suelen concentrar en clubs antiguos de pádel que no han renovado sus pistas por el coste que conllevo o incluso en urbanizaciones privadas.

Es lógico y normal que los que nos hemos iniciado al pádel en los últimos años prefiramos las pistas de cristal…pero aquellos veteranos que se han curtido en mil batallas aprovecharan sus experiencias pasadas para sacar el máximo provecho a la hora de jugar en muro.

Diferencias entre pistas de muro y de cristal

Vamos a ver a continuación cuales son las principales diferencias que vamos a notar al jugar en muro:

  • La lluvia y la humedad afectan mucho menos en el juego. En cristal tenemos que tener cuidado cuando hay humedad porque la pelota tiende a deslizarse hacia abajo al notar el contacto con los paneles de metacrilato. A diferencia de las pistas de cristal, en muro la pelota se verá menos afectada por estas condiciones meteorológicas.
  • Visualmente asimilaras mejor las dimensiones de la pista. Al ser las paredes de hormigón y no cristales podrás tener una referencia más clara para conocer los limites de la pista.
  • En muro hay algunas variantes a tener en cuenta. La pista de muro por antonomasia es aquella que tiene una altura de 4 metros de alto por toda la pista y tiene una valla que absorbe la pelota, lo cual suele provocar una confusión para los acostumbrados a jugar en cristal puesto que la bola se queda atrapada en ese tipo de malla. Luego también he visto que hay pistas de muro con las vallas metálicas rígidas con una altura de 3 metros por los laterales, justo igual que las pistas de cristal. Además si cabe las pistas de muro pueden tener suelo de césped o de hormigón.
  • El muro resta velocidad a la bola cuando realizamos un smash. Para los jugadores con potencia será más difícil traerse la pelota a su campo. El cristal, al no tratarse de una superficie rígida y que facilita el rebote de la pelota, la bola tiene más salida.
  • Tened cuidado de los picos a la hora de jugar en muro. Los que son veteranos en esto del pádel usaran mucho el remate “al pico”, esto es la parte que sobresale del muro a la valla metálica. En unas pistas sobresale más que en otras, pero como el rival se empecine te podrá amargar el partido a base de este peculiar remate.
  • En muro los golpes cortados o con efecto serán más difíciles de devolver por el rival. El rozamiento que presenta el muro hará que la pelota tenga más efecto al golpear el muro, por lo que el rival tendrá que flexionar más para seguir jugando.

¡Os invitamos a seguir toda la actualidad del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter! ¡O si lo prefieres también puedes suscribirte a nuestro newsletter semanal y te mantendremos informado!

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

3 COMENTARIOS

  1. En mi club habitual hay pista de cristal y muro,

    Lo habitual es que las de muro se ocupen cuando ya no hay posibilidad de jugar en cristal… “Es como un castigo, jajaja”.

    Para jugadores que no juegan habitualmente en muro, es como un calvario, …. es habitual oírlos renegar durante todo el partido, que si la verja, que si le da miedo la pala, que si los rebotes, que si el césped, las esquinas, los muros, la pintura 😉

    Una experiencia, sin duda!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here