10 tipos de alumnos en las clases de pádel

10 tipos de alumnos en las clases de pádel

Muchos de nosotros, vamos semanalmente a clases de pádel. Unos para iniciarse en este deporte, otros para mejorar y otros, simplemente para hacer algo de ejercicio. Hay clases para todos los niveles y tanto individuales, como en grupo. Prácticamente a cualquier hora entre las 08:30 y las 22:30, podemos concertar una clase. Como alumnos, una vez que entramos en pista con nuestro profesor, no somos conscientes de muchas de las cosas que ocurren o demostramos durante esos didácticos 60 minutos.

Hoy, (no por aburrimiento), me he tomado un tiempo para charlar con tres grandes profesores de pádel. Mi objetivo era intentar, en base a su experiencia, diferenciar a los alumnos y sus actitudes en clase. El artículo de hoy, increíblemente, es el resultado de esa conversación entre pizza, empanadillas, café y te (sin teína…).

Voy a intentar plasmar en unas letras, algunos de los diferentes tipos de alumnos detectados desde el punto de vista de los monitores de pádel, pero como siempre, espero que con vuestros comentarios a este artículo, afloren muchos otros.

Contenido del artículo

Tipos de alumnos de pádel

1- “El Espabilado”

Sabe más que el profesor y eso lo demuestra casi desde que pone un pie en pista. Correcciones a él, ¿Para qué? Cuando la clase termina con un cruzado contra el profesor, él siempre está convencido que lo va a doblegar (alguno hasta se apuesta algo). Una respuesta muy suya es, “Lo se, pero este es un buen golpe mío

2- “El es que…”

Este/a, es todo un clásico. Tú corrígele lo que quieras que siempre hay un motivo para el error y nunca es simplemente que lo haga mal. Lo mejor de este tipo de alumno es que deja las mejores frases del día. “Es que, lo siento, pero hoy la pista tiene mucha/poca arena“, “Es que, esta pala, no se qué le pasa hoy que no me va bien“, “No me digas nada, ya lo sé, pero es que voy a mil, acabó de dejar a los niños en el cole, Guillermo, el pequeño me ha vomitado en el asiento de atrás y estoy fatal porque el sábado tengo una cena en casa para 5 y no tengo nada listo…” (Tu, sólo le habías dicho, “Ponte de lado”), “Es que me la tiraste mal“, “Es que esa es imposible“, “Es que ese foco está mal puesto“. No suelen tener vida privada porque ya te la cuentan en pista.

3- “El palas”

En este caso, aunque un poco cansino, hay que reconocer que son un buen negocio para el club que tiene tienda propia. Es fácil definirlo, no pasa nada, todo y siempre es culpa de la pala.

4- “El negativo”

El mundo contra él o ella. La verdad, no sabe porque sigue en clases de pádel siendo tan malo/a (suelen tener más de dos años de antigüedad en la escuela). Si le dices un “Muy bien”, cree que lo haces por compasión, lo ve todo negro e imposible. Suele coincidir con el perfil de jugador que antes de empezar una pachanga, está pidiendo perdón por lo malo que es. Se me olvidaba comentaros que por supuesto, no es tan malo, ni mucho menos y el próximo año, seguirá en la escuela.

5- “El soldado”

Este, es fácilmente identificable. Viste y calza la misma marca que el profesor. La pala coincide incluso en el modelo. Obedece al extremo en pista y si te descuidas un poco mientras recoge las bolas, te las ordena por antigüedad y orden alfabético. ¡Cuidado! Si le dices corre, lo hará, da igual que el final sea la verja, el cristal, el muro o la red. Propensos a lesiones.

6- “El positivo”

Da igual lo que pase en la clase. Lo haya hecho bien o mal, él siempre saca un aspecto positivo. Necesita su clase semanal, porque le hace sentir más seguro. ¡No Problem!

7- “El Lamperti”

Falla 10/12 bandejas y 8/12 voleas, pero su objetivo es sacarla por tres. Si eres profesor y tienes un alumno de este tipo, debes saber que si te apañas para que en cada clase la saque una vez (da igual el número de intentos), ganarás un cliente para toda la vida.

8- “El Youtuber”

Que daño hacen los vídeos a nuestro deporte. Este tipo de alumno, es de los que ve todos los vídeos disponibles en internet sobre padel desde 1985. Y viene a clase con uno de los puntos que ha visto la noche anterior, metido en su cabeza. Da igual que hoy toque practicar la volea de revés, no te esfuerces en tirarle bolas ahí. Si el vídeo que ha visto, era una dormilona, le tires donde le tires, él intentará ese golpe. Si lo consigue, siéntete afortunado, podrás seguir con tu clase.

9- “El feliz”

A los monitores este tipo de alumnos les alegran el día, entran ya en la pista con su sonrisa y un saludo afectuoso, primeros minutos y primeras correcciones, pero su respuesta sigue siendo, “ji ji ji ji…”, continuas la clase y ya sobre el minuto 20, empiezas a estar harto de esa sonrisa en su cara, pero sigue “ja ja ja….”, incluso a veces contagia a su compañero de grupo. En el minuto 30, empiezas a preguntarte “¿De que se reirá?“. Sigues corrigiendo su bandeja y escuchando “ji ji ji…”. Al final a veces, como monitor te sorprendes cuando sobre el minuto 50 descubres una sonrisa en tu propia cara, bueno, al menos paga…

10- “El pupas”

Cuando no tiene gripe, tiene cargados los gemelos o se le abrió la muñeca. Cualquier cosa antes que admitir que está físicamente fatal. Al terminar y antes de la ducha, suelen salir a fumar un cigarrito.

Lo dicho, ahora espero vuestras aportaciones. Y a mis tres confidentes de hoy, decirles que no se rían mucho porque pronto escribiremos algo sobre los profes.

¡Os invitamos a seguir toda la actualidad del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter! ¡O si lo prefieres también puedes suscribirte a nuestro newsletter semanal y te mantendremos informado!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here