¿Cuantas veces hemos procurado colocar la bola tan ajustada que hemos terminado fallando y perdiendo el punto? Muchas veces no somos conscientes de los riesgos que conlleva nuestro golpe y aún así nos empeñamos poner la bola en lugares muy difíciles.

Tenemos que tener en cuenta que el punto hay que trabajarlo y que arriesgándonos en una bola fácil tenemos grandes posibilidades de fallar. Por ello hay que tener paciencia y esperar el momento idóneo para tratar de finalizar el punto.

Jugar al medio entre tus dos rivales puede ser una estrategia que te puede dar bastantes puntos a lo largo de un partido. El rango de fallo en este caso suele ser bajo por lo que debemos explotar esta posibilidad sobre las demás.

Imagina que mandas a tu rival a la malla tras realizar una volea, consecuentemente vas a provocar un espacio en medio de la pareja contraria, la cual debes de aprovechar. Sin duda alguna puede ser una de las direcciones más peligrosas y difíciles de defender, además de resultar para ti una estrategia que es efectiva y segura, y como bien sabemos en esto del pádel gana quien falla menos.

A modo de resumen, ¿que ventajas podemos obtener de jugar bolas al medio?

  • Menor riesgo de fallo y alto porcentaje de beneficio.
  • Aporta más seguridad a tu juego.
  • Provocarás mayor movimiento a tus rivales al tratarse de un hueco que suelen dejarse libre.
  • Las bolas al medio suelen generan confusión entre tus rivales.
  • Al jugar una serie de bolas al medio provocarás que los rivales se junten más y por tanto dejen más espacio en las esquinas.

De ejemplo podemos ver en el siguiente vídeo la serie de indecisiones que genera en nuestros rivales el jugarle al medio:

Cómo reducir riesgos en el pádel jugando al centro
¡Puntúa este artículo!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here