LOS MEJORES DE 2019

Ayúdanos a elegir a los mejores de este 2019 en el World Padel Tour con tus votos. ¡Tienes hasta el 26 de diciembre para participar!

Jugador revelación

Representa al jugador y jugadora profesional menor de 22 años que más ha crecido esta temporada.

Mejor jugador/a de drive

La derecha más exquisita del 2019 y que ha demostrado por tanto merecerse este galardon.

Mejor jugador/a de revés

El jugador/a de revés más dominante del circuito. Aquel que supera todas las barreras y es capaz de salir airoso de cualquier situación para ganar el punto.

Jugador/a más espectacular

Aquel jugador/a que siempre tiene un as sobre la manga y es capaz de levantar a todo el público de la central.

Jugador/a con más progresión

Hablamos de ese jugador/a que más ha mejorado esta temporada, ya sea en resultados como en posiciones en el ranking.

Jugador/a con mejor remate

Nos referimos a ese jugador/a a la que no le echarías un globo ni en sueños.

Mejor punto del año

Es difícil quedarse con uno pero sabes que podrías quedarte todo el día viendo los que te ponemos a continuación:

No te preocupes si no te acuerdas de los puntos…¡Los puedes volver a ver aquí!

Punto de Juan Lebrón en el Valladolid Master: ver
Punto de Agustín Tapia en el Sao Paulo Open: ver
Punto de Sanyo Gutiérrez en el México Open: ver
Punto de Juan Tello en el Swedish Open: ver

¿Quiénes proponen estos candidatos?

Los jugadores que aparecen en cada categoría no han sido escogidos aleatoriamente sino que ha sido propuesto por varios especialistas. ¡Si tienes alguna duda sobre quién votar igual ellos te pueden ayudar!

Fran Alameda

Colaborador en Padel Addict

– JUGADOR/A REVELACIÓN (22 años máximo): 

Agustín Tapia. No sólo empezó con Juan Martin y ha acabado con Bela, sino que cuando ha competido con jugadores de segundo escalafón los ha llevado al primero. Ya no es un chico con proyección, sino el que le abarca campo a Fernando Belasteguín. Palabras mayores en un solo año.

Carmen Goenaga. Tal vez sea también la jugadora revelación del curso que viene y del otro. Pero es que Carmen ya es una realidad del cuadro de World Pádel Tour… ¡y todavía tiene 15 años!

– MEJOR JUGADOR/A DE DRIVE: 

Sanyo. Es el más lúcido cuando se le enciende la chispa. No solo fue clave, sino determinante, en los primeros torneos del año que se llevó con Maxi. El año termina con altibajos, pero Sanyo sigue siendo el mejor derecha del circuito.

Ale Salazar. Dos torneos raros a final de temporada no pueden empañar la temporada de la derecha más determinante del circuito femenino. Ha catapultado a Ari a la regularidad y sigue estando un peldaño por encima del resto de sus contrincantes en cruzado.

– MEJOR JUGADOR/A DE REVÉS: 

Paquito Navarro. Paco ha asumido un rol conservador y necesario, menos agresivo y más trabajador. Aunque ningún revés ha tenido continuidad durante toda la temporada a un nivel muy alto, probablemente él es de los que más arriba ha llegado. No obstante, ahí están los resultados.

Marta Marrero. Consistente, firme, determinante, agresiva pero también serena y reflexiva. Marta Marrero ha dado el paso adelante final para aupar a Martita al número uno. Se ha sobrepuesto a no pocas neveras y ha jugado toda la temporada tal y como requerían todos los contextos. Sin duda, la mejor jugadora del circuito.

– JUGADOR/A MÁS ESPECTACULAR: 

Ale Galán. Aunque espectacular es un adjetivo muy subjetivo, la exhuberancia técnica y física de Ale galán lo sitúa en el top de la espectacularidad. Abarca, pega, volea, inventa, salta, amaga. Lo hace todo. A veces incluso demasiado.

Bea González-Paula Josemaria. Descarada, agresiva, inventora, a veces con tanto desparpajo que uno las ve y sabe que no podría aguantar ni un set a ese nivel. Paula y Bea son distintas pero al mismo nivel de espectacularidad. Son dos de las que revolucionan un partido a base de disparos.

– JUGADOR CON MÁS PROGRESIÓN: 

Javi Ruiz. El revés que más fácil juega del circuito. Un tipo callado, tranquilo, que no grita ni vende tanto como otros. Pero su 2019 (con la ayuda del incansable Uri) es admirable. Y no tanto por los resultado, también por la edad. Javi no ha dejado de mejorar en cada temporada, pero hoy ya no es candidato, sino de los favoritos. Y eso es fruto de su enorme progresión.

Paula Josemaría. En marzo sonaba de oídas, escondida entre las parejas de primera ronda y a final de temporada ya aparece como obligada a llegar a semis. Lo contrario es una sorpresa. Su evolución como jugadora es asombrosa a todos los niveles.

– MEJOR REMATADOR/A: 

Juan Lebrón. La evolución del Pádel y de Juan Lebron es el reflejo de esto: el mejor rematador juega en la derecha. No hay un tipo que abarque más pista y condicione más el juego para sus rivales que Lebron. Por arriba es infranqueable.

Bea González. Tal vez les sorprenda y yo tenga ventaja porque la conozco, pero Bea le pega tan violento como pocas y con la técnica de Marrero o Llaguno. Esa mezcla es explosiva y cuando la pegada le funciona parece una máquina de hacer puntos en ebullición. Cuando decida bien en todos los remates será la número uno del mundo.

– MEJOR PUNTO DEL AÑO:

El remate de Lebron en la final de Valladolid. El punto es corto, pero el remate bien lo merece. No solo no se suele ver ese golpe desde tan lejos y después de bote, sino que lo hace en el punto de partido de una final. Con el compañero animándole a que le pegue. Este punto refleja la evolución del Pádel, de los jugadores de derecha y de una de las parejas del año, para bien… Y en algún torneo para menos bien. Increíble Lebron.

Nacho Garcia

CEO de Padelazo

– JUGADOR/A REVELACIÓN (22 años máximo): 

Coki Nieto. Tanto Coki como Javi han hecho una temporada tremenda. Paciencia, mucho trabajo, un talento enorme y una actitud ejemplar. Empezaron con cinco derrotas consecutivas en primera ronda pero no se desesperaron. En Mijas, explotaron y jugaron la primera gran final de sus carreras. Además, han ganado un Challenger y han hecho semifinales en otro. Han maravillado a todos con su juego y su comportamiento. Es complicado separarlos pero, como hay que elegir, me quedo con la solidez, la firmeza en la creación de juego y la madurez que ha demostrado Coki con 20 años.

Nicole Traviesa. La barcelonesa, a sus 20 años, ha dado un paso adelante en su evolución. Instalada durante todo el año en el cuadro principal, no sólo ha defendido su plaza sino que, además, ha superado la primera ronda la mayoría de las veces e, incluso, se ha llegado a colar en cuartos de final. Junto a Allix Collombon y bajo la dirección de Juan Alday, la catalana ha exhibido una clara evolución de su juego que anuncia cotas mayores.

– MEJOR JUGADOR/A DE DRIVE: 

Juan Lebrón. Es el nombre propio de la temporada. Tuvo que regresar a la posición en la que jugó en su etapa final de Menores y, desde allí, ha revolucionado la competición. El Lobo ha asumido la derecha como un simple punto de partida para agitar los partidos y ha removido algunas estructuras del juego. No ha habido jugador más determinante que él en esa posición. Ha ganado su primer título como profesional, ha sido el primer jugador nacido en España en ser número 1 del pádel profesional y ha terminado el curso en la cima del ranking. Todo en la misma temporada y con apenas 24 años.

Marta Ortega. La niña prodigio del pádel español ya es una estrella con todo merecimiento. Su temporada ha sido para enmarcar. 7 títulos en 9 finales y número uno del ranking ¡con sólo 22 años! Ya se conocía su capacidad de trabajo en la pista pero este año se ha mostrado como el sostén táctico de la pareja en muchos momentos, se ha atrevido algo más en la definición y ha sido decisiva en varias finales. Pero, lo que más ha destacado de ella ha sido sido su firmeza mental, impropia de su juventud. Y tiene mucho futuro por delante.

– MEJOR JUGADOR/A DE REVÉS: 

Ale Galán. Aunque comenzó con dudas, el madrileño, a sus 23 años, ha culminado su mejor temporada. Ha pasado de pelear por algunos títulos en 2018 a ser candidato en todos los de este año, conquistar cuatro trofeos y pelear hasta el final por el número uno. Ha conseguido ganar con Juani Mieres en la primera mitad de curso y también con Pablo Lima en la última.

Ana Catarina Nogueira. A sus 40 años, Ana Catarina Nogueira ha protagonizado uno de esos episodios memorables que regala el deporte. La jugadora portuguesa, que jamás había pasado de cuartos de final, arrancó el año junto a Paula Josemaría en la duodécima plaza del ranking, lejos de las cabezas de serie. Nadie podía aventurar entonces que acabaría el curso como la tercera mejor pareja de la temporada, con un título grande y tres finales disputadas. Aunque los focos han apuntado a su joven y explosiva compañera, su actuación ha resultado capital para este despegue. Su capacidad de trabajo, su lectura del juego, su solidez, su fortaleza mental y su veteranía han provocado la explosión de Paulita. Ha demostrado una cualidad impagable: es de esas jugadoras que siempre mejoran de manera exponencial a quien tienen al lado.

– JUGADOR/A MÁS ESPECTACULAR: 

Agustín Tapia. Lo más llamativo del jugador de Catamarca es la sobriedad con la que se maneja. El espectáculo de Tapia es la naturalidad con la que se despliega. Convierte en sencillo todo lo que hace aunque no lo sea. Parece un jugador de movimientos lentos pero es eléctrico. No se altera fácilmente pero tiene un coraje enorme. Tiene recursos infinitos pero no se adorna nunca. Su capacidad para achicar espacios y apoderarse de la red le hace mirar siempre hacia adelante. Sus remate en suspensión, desde cualquier distancia, es una seña de identidad de un jugador que es un caso único en la historia del pádel mundial: ha jugado en la misma temporada junto a los dos más grandes de la era moderna: Juan Martín y Bela. A sus 20 años, ha superado el examen con nota.

Paula Josemaría. La jugadora cacereña siempre ha mostrado su juego atrevido y punzante. Este año, además, lo ha hecho ante las mejores del mundo y con grandes resultados. Todas han sufrido el filo de esa zurda atrevida que ha regalado actuaciones sublimes durante todo el año. Paulita, contrapunto ideal a la solidez de su compañera, La Portu, se ha mostrado imparable ante cualquiera cuando se conectaba por completo al juego. Su revés a dos manos, sus víboras de efecto diabólico y su remate por tres metros han protagonizado algunos de los grandes momentos de la temporada.

– JUGADOR CON MÁS PROGRESIÓN:

Agustín Tapia. Sólo la mala fortuna ha impedido que este joven jugador argentino haya volado más alto de lo que ya lo ha hecho. Comenzó con Juan Martín y sólo pudo disputar junto a él 8 partidos antes de que éste cayera lesionado. Le eligió, después, Fernando Belasteguin pero su estreno juntos se demoró varios torneos por una rotura en el sóleo del de Pehuajó en Buenos Aires. Aún así, el de Catamarca ha exhibido gran parte de su potencial junto a ambas leyendas. Termina la temporada jugando su primer Master Final, con un título grande y cinco semifinales.

Delfi Brea. La joven jugadora argentina iba a comenzar el curso junto a Teresa Navarro. El año anterior había hecho un par de cuartos de final y había ganado el último Challenger con La Portu. El objetivo de éste era asomarse con mayor asiduidad a ese antepenúltimo escalón y estar preparada por si había opción de alguna semifinal. Pero la baja de Mapi, al principio de temporada, lo cambió todo y situó, de manera inesperada, en otro escenario. Elegida por la otra gemela, tuvo que acomodarse a un juego que no era el suyo y soportar una presión que no le correspondía. De soñar con una semi pasó a tener que pelear por cada título. A sus 19 años ha vivido todo un master en el que ha logrado jugar una final y 5 semifinales junto a Majo. El último tramo del año lo ha jugado con Bea González y, aunque no ha pasado de cuartos de final, ha ganado los dos Challenger femeninos que se han celebrado.

– MEJOR REMATADOR/A:

Ale Galán. No hacen falta muchos argumentos para sostener la candidatura del madrileño a mejor rematador del circuito este año. Rivaliza, sin duda, con Juan Lebrón. Igual de poderoso que el del Puerto de Santa María, la pegada de Galán resulta temible desde cualquier parte de la pista. Quedó comprobado con Mieres en la primera mitad de la temporada. Luego, con Lima, aunque por la condición de zurdo y la jerarquía del jugador brasileño, Ale ha respetado más el espacio de su compañero.

Marta Marrero. Sin duda, la pegada más demoledora del circuito. Tiene una potencia descomunal que no encuentra comparación en otras grandes especialistas como Majo Sánchez Alayeto o Gemma Triay. La gemela busca en muchos casos la sorpresa con su pegada mientras que la menorquina tiene un golpeo más técnico. En Marrero el remate es definitivo por la potencia que imprime y la altura que adquiere la bola. Lo llamativo, sin embargo, es que, pese a la eficacia de este golpe, la canaria recurre a él en situaciones muy concretas para sufrimiento de su entrenador.

– MEJOR PUNTO DEL AÑO:

Agustín Tapia en Sao Paulo Open. Este punto va más allá de una cualidad. Hay personalidad en el argentino cuando invade el centro durante la jugada junto a todo un Bela y hay atrevimiento cuando remata en una pista como la de Brasil (indoor y con mucha humedad) ante un tal Juan Lebrón. Hay velocidad, lectura del juego y anticipación. Pero, por encima de todo, con 20 años, tiene la actitud de mantenerse siempre conectado aunque cometa errores. A partir de ahí, el catamarqueño exhibe su talento y hace fácil lo difícil. Escala la pared de fondo para devolver la pelota contra ella y se teletransporta al otro extremo de la pista, junto a la puerta, para sacar por cuatro metros un remate de Paquito.