Para cualquier actividad deportiva que practiquemos, debemos tener en cuenta que existen dos tipos de factores que afectan a nuestro rendimiento y que por tanto, nos pueden llegar a provocar una lesión. El primero que hay que valorar es nuestra propia condición física, a la que podemos asociar también el momento del día en el que realizamos la actividad, como por ejemplo después de una dura jornada de trabajo. El otro factor viene condicionado por el estado de la pista, el material que utilizamos para jugar o la exigencia de los rivales.

El pádel, el sexto deporte más lesivo

Según estudios realizados en España sobre lesiones, el pádel es el sexto deporte más lesivo. En dicho estudio, el fútbol ocupa el primer lugar, y el tenis, deporte de raqueta similar al pádel, ocupa el tercer lugar en el ranking. El estudio también refleja que el pádel está en el segundo puesto en cuanto a rehabilitación se refiere.

El pádel es un deporte de desplazamiento, con muchas aceleraciones y deceleraciones, donde las articulaciones de rodilla y tobillo son las más damnificadas. También hombro y codo suelen ser objeto claro de lesión en cuanto a tren superior se refiere, pero en este artículo comentaremos una lesión que afecta a la columna y que se produce por diversas causas, una de ellas muy común en jugadores inexpertos, relacionado con la técnica de golpeo.

De hecho, cuando vemos un partido de pádel y presenciamos un golpe muy mal ejecutado, podríamos apostar online a que ese jugador se ha hecho daño al realizar el golpe y no nos equivocaríamos.

La lumbalgia, un habitual en el pádel

En este deporte, la columna vertebral y concretamente la zona lumbar se mueve continuamente en todos los planos posibles: flexión, extensión, rotación y lateroflexión. Por eso un mal control postural nos puede ocasionar este tipo de lesión. También, el realizar deporte en superficies muy duras puede provocar este tipo de lesión, por lo que se recomienda jugar en pistas bien acondicionadas, y a parte, elegir un tipo de calzado adecuado.

En cuanto a la técnica, el golpe más frecuente que nos puede producir lumbalgia y otros problemas de espalda es el remate o smash. La posición correcta sería doblar las rodillas y elevar los tobillos para equilibrar el cuerpo, pero a veces, o no estamos preparados para el golpeo y no nos da tiempo a realizar una buena técnica, o queremos imprimir una potencia exagerada en el remate y abusamos del movimiento del brazo, y la consecuencia es un “latigazo” en la zona lumbar. En conclusión, es mejor ejecutar bien el golpe que intentar realizar un golpeo más fuerte.

La asimetría en la musculatura también es un factor de riesgo para este tipo de lesión. Diferentes estudios han mostrado cómo los jugadores saludables y sin lesiones tenían un desarrollo de fuerza simétrico en las direcciones de ambas rotaciones, izquierda y derecha.

La nueva temporada de pádel profesional dará comienzo en marzo, con la principal novedad de la vuelta de Juan Martín Díaz a las pistas después de su larga lesión. El circuito tendrá novedades tanto en el calendario masculino y femenino. Os animamos a que sigáis de cerca la actualidad deportiva, y por supuesto, a que mejoréis vuestra técnica para evitar lesiones.

¡Os invitamos a seguir toda la actualidad del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter! ¡O si lo prefieres también puedes suscribirte a nuestro newsletter semanal y te mantendremos informado!

Foto: World Padel Tour

La lumbalgia, una lesión muy común en el mundo del pádel
¡Puntúa este artículo!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here