Cuando estemos jugando conviene tener presente una serie de principios o mandamientos del pádel que te pueden ayudar bastante en el trascurso del partido. Os lo citamos a continuación:

  1. No confíes en la fortuna. Si en una jugada has tenido suerte (como cuando realizas un golpe, la bola impacta con la red y está se queda inalcanzable para el rival) no des por hecho que vas a estar afortunado en la siguiente bola, ya que la fortuna que tengamos es un factor externo y no depende de nosotros. En la siguiente bola es aconsejable no arriesgar mucho y tratar de disminuir el margen de error.
  2. En relación con el anterior punto tenemos que tener cuidado después de jugar un gran punto. Imaginemos que es un punto muy disputado y finalmente lo ganamos con un gran remate o alguna delicatessen  Ese punto valdrá igual que el siguiente, por lo que no asumamos más riesgos de la cuenta. Es muy común decir que “después de una gran jugada ocurre un gran error”.
  3. El pádel es un juego de parejas, no individual. A menudo vemos que cada jugador decide hacer lo que le parece y muchas otras no están de acuerdo con el planteamiento que le propone el compañero. Es conveniente que tu compañero y tu sigáis el mismo planteamiento estratégico en el partido y  os habléis durante el mismo.
  4. Anima a tu compañero en lugar de echarles cosas en cara. Todos sabemos que cuando las cosas marchan bien en el partido no suelen generarse malos rollos, pero cuando vamos abajo en el marcador pueden surgir ciertos “piques” entre los compañeros. Piensa en lo siguiente: si en un partido estás cometiendo muchos fallos, ¿prefieres que tu compañero te anime para tratar de superar la situación o que te increpe por fallar tanto?
  5. Controla el “timing” del partido. Un error muy típico en el pádel es que cuando las cosas te van mal y pierdes estrepitosamente muy raras veces haces uso del descanso que tienes. Según el reglamento tienes minuto y medio cada vez que cambias de lado. Úsalos para intentar ver que es lo que está saliendo mal y cual debe de ser su plan de actuación para cambiar la tónica del encuentro. Seguro que tus rivales no quieren descansar, para ellos el partido va sobre ruedas y no quieren cambiar nada.
  6. Calienta bien antes del partido. Es importante por estas razones: porque sin un buen calentamiento corremos más riesgo de lesión en el partido o porque sin un buen calentamiento hemos empezado el partido muy mal y ya vamos muy abajo en el marcador. Un buen calentamiento será aquel en el que practiques los golpes de fondo, las voleas, las bandejas y el smash, tratando de fallar lo mínimo posible y finalizándolo teniendo la camiseta ya algo sudada.
  7. Si sientes presión, juega por arriba. A pesar de lo que muchos digan, el globo es un golpe estratégico muy importante. Un buen globo nos dará tiempo extra para poder posicionarnos bien en la pista, nos ayudará a alcanzar la red y desplazar consecuentemente a los rivales al fondo, además de desesperar a aquellos que son poco pacientes y les gustan más los puntos rápidos.
  8. Ten una buena conducta cuando juegas. Como en cualquier situación de la vida trata de ser educado, no dejarte llevar por los impulsos, no increpes ni a tu compañero ni a tus rivales, etc. Muchas veces nos dejamos llevar y transmitimos una mala imagen, como cuando perdemos un partido. A todos nos gusta ganar, eso está claro, pero intentemos darle una lectura positiva y no actuemos como si hubiéramos perdido el partido de los 3.000 euros de premio. En definitiva, no debemos perder las formas y fortalecer el lema de juego limpio.
  9. No des nunca un partido por perdido.Por muy mal que te vaya a tu pareja y a ti en el partido hay que luchar hasta el final. Si vais muy abajo en el marcador probad tácticas nuevas, con que os funcione una de ellas puede llevaros a meteros en el partido, e incluso darle la vuelta. Los rivales pueden tener todo casi hecho para ganaros pero hay que saber y poder cerrar los partidos, ponédselo lo más complicado posible.
  10. Lleva el tanteo del juego y del partido. ¿Cuantas veces nos pasa que no sabemos el marcador de un juego en concreto y tenemos que preguntarle a nuestro compañero e incluso a nuestros rivales? Es más fácil ir diciendo el marcador en alto que tener que recordar luego entre los 4 que estáis jugando qué puntos ha ganado cada pareja, seguramente te olvides de alguno de ellos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here