El pádel es uno de los deportes de moda en la actualidad, convirtiéndose en esta última década en uno de los deportes con mayor proyección en el mundo. Tanto este como el resto de juegos de raqueta son deportes muy exigentes que dan lugar a lesiones del sistema músculo esquelético debido a  movimientos muy repetitivos y/o traumatismos directos.

Las lesiones más comunes

El pádel es un deporte practicado por gente de todas las edades, con escasa preparación física y/o técnica y en muchas ocasiones practicado también con gente con un alto nivel de sobrepeso. Todas estas circunstancias hacen que el número de lesiones se eleve exponencialmente.

Según el estudio publicado por Ibáñez et al. (2016), tras pasar un cuestionario a 404 sujetos activos de jugadores de pádel, dónde 310 eran hombres y 94 mujeres. Las lesiones más frecuentes en el estudio expresan que en mayor medida hay lesiones en la extremidad inferior y superior, siguiéndole las lesiones de espalda:

Lesiones comunes en la extremidad superior

Hombro12%
Brazo1%
Codo20%
Antebrazo2%
Muñeca/Mano5%
TOTAL40%

Lesiones comunes en la extremidad inferior

Pelvis/Cadera1%
Muslo7%
Rodilla12%
Tríceps Sural13%
Tobillo6%
Pie1%
TOTAL40%

Lesiones comunes en el tronco

Cabeza/Cuello4%
Zona Dorsal2%
Zona Lumbar14%
Abdomen0%
TOTAL20%

Como se puede comprobar en las lesiones de la extremidad superior, las dos dolencias más prevalentes son con un 20%  las encontradas en el codo y con un 12% en el hombro, quedando muy por detrás el resto. En cuanto a las lesiones de la extremidad inferior la que tiene un porcentaje mayor es la lesión del tríceps sural con un 13%, le sigue muy de cerca la lesión de rodilla con un 12%. Por último, en las lesiones del tronco destaca por encima de las demás la lesión en la zona lumbar con un 14%.

Cómo prevenir las lesiones

Antes de comenzar a jugar al pádel deberías tener en cuenta estas consideraciones previas:

1. Deberías realizarte un control médico y del esfuerzo

Lo principal es garantizar tu salud, por ello deberías comenzar con un estudio médico completo para descartar cualquier patología o problema que limite nuestro rendimiento. Este chequeo debería incluir como mínimo, una analítica de sangre completa, una prueba de esfuerzo y una exploración completa.

2. Realiza un calentamiento adecuado.

Debemos realizar un calentamiento adecuado y que nos permita afrontar en las mejores condiciones posibles el entrenamiento o partido de competición posterior. El calentamiento tiene como objetivos principales:

  • Mejorar el aprendizaje y rendimiento posterior.
  • Prevenir lesiones.

También sería recomendable que estirases bien después de cada partido y que hicieses masaje miofascial con un rodillo o con una pelota de pádel.

3. Asegúrate de estar en condiciones óptimas antes de entrenar o jugar

Antes de comenzar a entrenar debes estar en condiciones óptimas para llevar a cabo tu entrenamiento, sino fuera así, deberías tener en cuenta tu situación actual y ajustar tu entrenamiento a tus condiciones concretas.

Antes de jugar un partido o entrenamiento exigente hazte estas preguntas: ¿Me encuentro bien? ¿Tengo alguna molestia? ¿He dormido y descansado lo suficiente? ¿Mi alimentación e hidratación han sido las correctas?

4. Mejora tu nivel de condición física

Para disfrutar del Pádel, lo ideal es que tuvieses un buen nivel de condición física, es decir un nivel de resistencia aeróbica adecuado, y un buen nivel de fuerza en tren inferior, Core y tren superior que te permita jugar sin la aparición de lesiones y molestias, también sería ideal un buen nivel de coordinación, flexibilidad y estabilidad en tus articulaciones.

En este apartado cabe incidir que deberías intentar en la medida de lo posible, estar lo más cerca posible de tu normopeso para evitar sobrecargas en tus articulaciones y futuras lesiones, en este sentido, una dieta rica, variada y saludable será un aspecto clave junto al entrenamiento.

5. Mejora tu técnica

Muchas de las lesiones producidas en el pádel, sobre todo a nivel de las extremidades superiores (epicondilitis, sobrecarga en el manguito de los rotadores, etc.) vienen determinadas por un déficit técnico en algunos gestos técnicos de Pádel. Si de verdad quieres disfrutar muchos años de la práctica de este deporte, deberías buscar un buen entrenador que te puliese esos errores técnicos que a largo plazo pueden acarrearte lesiones.

En definitiva, deberías tener en cuenta todos estos aspectos durante todo el año si quieres disfrutar de este bonito deporte durante muchos años y practicarlo de manera responsable:

Bibliografía

  • Goya, B. (2014). Lesiones más frecuentes derivadas de las prácticas de tenis amateur. Recuperado a partir de http://redi.ufasta.edu.ar:8080/xmlui/handle/123456789/594
  • Ibáñez, J. C., Alcaraz, B. J. S., & Cañas, J. (2016). Innovación e investigación en pádel. Wanceulen S.L.
  • Ibáñez, J. C., Martínez, B. J. S.-A., Benítez, S. G., & Echegaray, M. (2017). Evolución del pádel en España en función del género y edad de los practicantes. Cultura, Ciencia y Deporte, 12(34), 39–46.

Fotos: World Padel Tour

¡Os invitamos a seguir toda la actualidad del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter! ¡O si lo prefieres también puedes suscribirte a nuestro newsletter semanal y te mantendremos informado!

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here